Cuídate, no hay camas UCI suficientes

REMANDO CONTRA LA DESIGUALDAD EDUCATIVA

Fortalezcamos la Educación Pública

Post de articulo en Diario Uno 27 julio 2020

Teresa Tovar Samanez

Publicado: 2020-07-27


Mi columna de hoy. En el marco de la campaña de Foro Educativo por la Educación Publica

El discurso del 28 de julio se da en medio de una crisis sanitaria, económica, social y humanitaria sin precedentes, que está cobrando miles de muertos entre los más pobres y arrinconando a la pobreza y el hambre a millones de perua­nos. En sólo un año, la pobreza ha crecido en 70% y la pobreza extrema se ha duplicado (CEPAL, julio 2020). 

En este contexto Foro Educa­tivo (FE) ha planteado una mo­vilización social para “Acabar con la desigualdad y fortalecer la educación pública. La viabili­dad del país y de la educación se juega en el terreno del combate a la pobreza y la desigualdad. No podremos superar la pan­demia y tampoco “reactivar” la economía sin un programa social fuerte.

AGENDA URGENTE

De los 6 puntos de la agenda planteada por FE, destacamos algunos que son apremiantes y tienen respaldo creciente.

En los foros internacionales hay consenso sobre la necesidad de inversión privilegiada en sa­lud, educación, sectores públicos críticos y energías limpias. Varios países lo plantean como parte de un modelo de desarrollo alterna­tivo que se centra en priorizar la vida y el bienestar humano por encima del crecimiento econó­mico. En este marco se inscribe la propuesta de FE de un Acuerdo Nacional por mayores recursos y prioridad presupuestal para la educación.

Las decisiones sobre el pre­supuesto se toman en estos me­ses. No hay tiempo que perder. Foro Educativo plantea que el incremento presupuestal es imperativo para garantizar es­cuelas seguras con salarios dig­nos, infraestructura adecuada, agua, saneamiento, alimentación y servicios de salud. La pandemia encontró una educación pública deteriorada, con infraestructura deficiente en 68%; con inversión estancada, desigualdad y exclu­sión enormes y endémicas. Urgen decisiones presupuestales claras.

Solo tienen internet 2,133 co­legios de 7,693 (27%). Maestros y familias se quejan de la falta de conectividad y esto se agudiza en las zonas rurales y pobres donde “Aprendo en casa” se ha convertido en “Aprendo en el cerro”, pues tie­nen que subir a las alturas en busca de señal radial. Los especialistas informan que el país ya dispone de una Red Dorsal Nacional, pero no se ha implementado en las regiones. Esto tampoco puede esperar más. Sin internet universal gratuito no hay acceso real a la educación. Esta demanda es un consenso creciente y FE la plantea con contundencia: internet accesible, universal y con velocidad, como parte de la oferta básica de servicios, porque es un derecho tan importante y vital como el agua

Los bonos no alcanzaron ni llegaron a todos los que lo nece­sitaban. Las NNUU han planteado una renta básica temporal para ga­rantizar los ingresos de la población más vulnerable que debería cubrir a más de un tercio de la población mundial. La CEPAL plantea que sea por 6 meses. El Perú, que pretendía estar en el grupo de países desa­rrollados de la OCDE ahora es uno de los países más afectados por la pandemia, con 4 millones de em­pleos perdidos y un paquete social raquítico comparado con los que hay en países como Colombia, Argentina y Chile, que han otor­gado bonos universales, muchos hasta fin de año.

En este marco los maestros es­tán cargando con costos educativos extremadamente injustos. Con un salario de sólo 2.300 soles nominales, deben asumir los gastos de internet y materiales para sus clases y videos, a lo que se añade el exceso de horas de trabajo no reconocidas ni remuneradas. Foro Educativo propone un Bono Docente. El loable esfuerzo del magisterio no debe convertirse en una precariedad a sacralizar sino en una deuda social a resarcir. “Es obligación del Estado brindar la Gratuidad de la educación y que no estén realizando los gastos los padres y madres de familia y nosotros los docentes”.

Financiar todo esto es urgente y posible. La ONU plantea “un nuevo contrato social que reequilibre las profundas desigualdades que prevalecen en todas las sociedades. 

Para decirlo sin rodeos: la cuestión ya no debería ser si se pueden encontrar recursos para una protección social efectiva, sino cómo se pueden encontrar”. Propone usar los fondos destinados al pago de deuda (que tiene ahora moratoria), empren­der una reforma tributaria con justicia que disponga mayor car­ga impositiva para las grandes fortunas, y evitar la evasión de impuestos. Señala que el 10% de las personas poseen el 85% de la riqueza en el mundo y ya no es posible “privatizar las ganancias y socializar las pérdidas”.

EL CAMBIO

La movilización nacional por la educación pública ha empezado y tiene ya adhesiones e iniciativas en regiones. El reto es convertirla en movimiento social transformador configu­rando los colectivos y núcleos educativos locales como actores permanentes, que piensen y re­creen la agenda educativa desde su territorio. Es importante que emitan opinión pública en el debate que se abre. Las redes sociales y las TIC son uno de los instrumentos de canalización de sus propuestas y acciones en la situación actual.

Existen además muchas iniciativas de innovación de maestros y redes docentes que deben constituirse en derroteros de transformación de los modos de vivir, educar y construir cul­tura e identidad en los pueblos y comunidades. La movilización por la educación pública debe converger con las otras deman­das sociales: salud universal de calidad y empleo e ingresos de la población afectada. Sólo si los docentes confluyen con otros ac­tores y se apropian de la agenda de fortalecimiento y transfor­mación de la educación pública, el cambio será posible.

NOTAS.

1.- Manifiesto de Holanda y Ale­mania y Modelo del DONUT /prosperidad con bienestar, Áms­terdam (2020)

2.- H. Campodónico

3.- Comentario de maestra en el evento de FE

4.- Sub Secretaria Gral. de la ONU Kanni Wignaraja


Escrito por

Teresa Tovar

Socióloga por titulación y escribiente por fatal afición, creo que combinar indignación, risa y algo de esperanza es una buena receta


Publicado en