la naranja está partida

La sexualidad ya no es tabú

Post de articulo en Diario Uno 11 mayo 2019

Publicado: 2019-05-11

Las reacciones en contra de las desatinadas declaraciones de la congresista Arimborgo muestran que la población no acepta reducir la sexualidad a la reproducción. La gente opina que el sexo sin placer, solo para tener hijos, es animalizar al ser humano, convertirlo en un ser irracional que se aparea. 

Al contrario de lo que esperaba Arimborgo, luego de la interpelación a la ministra de Educación, la gente está hablando de sexualidad. Es un tema de preocupación real que ha entrado en la agenda ciudadana para quedarse. Las personas saben que negarla o censurarla es una gran mentira, porque tener sexo sin al menos sonreír es imposible.

Los jóvenes enamorados que hacen el amor, sienten y tienen hormonas y las parejas que ya no tienen hijos siguen amándose con afecto y disfrutando de ello. Quien no sienta placer que tire la primera piedra o se convierta a las huestes de las sectas religiosas ultraconservadoras.

El silencio se ha roto. La sexualidad existe y lo que hay que hacer es orientarla. No prohibirla ni invisibilizarla. Obviar el tema en las escuelas es tapar el sol con un dedo. Por el contrario, se espera que la educación sexual dé información pertinente y oportuna a los estudiantes, que de otro modo la buscarán en internet. Se reclama orientación que evite que las niñas confundan acoso con cariño, que puedan cuidarse de embarazos no deseados y vivan su sexualidad con responsabilidad.

Muchas niñas y niños que van a los colegios han vivido situaciones de violencia sexual en sus casas. No se les puede decir “de eso no se habla en la escuela”. No pueden venir a solo aprender matemáticas si su autoestima está destruida. No pueden estudiar en una escuela que cierra los ojos ante el bullyng homofóbico o el abuso sexual en patios y recreos.

La sorpresa se convierte indignación cuando se pone en evidencia que los que se escandalizan con la sexualidad provienen de una bancada donde hay congresistas sancionados o mencionados como culpables de actos de acoso, manoseo e incluso violencia doméstica. Los que dicen que el sexo es tabú son los que lo ejercen de la peor manera. También ocurre con los curas pedófilos que violan a niños sin sonrojarse ni confesarse y sin fines reproductivos.

Hoy se habló fuerte y claro sobre sexualidad, homosexualidad y educación sexual integral con enfoque de género. No hay vuelta atrás. Este es el camino a seguir: discutir el tema en todos los espacios públicos, abiertamente y sin prejuicios. La escuela ya no está ciega y la calle no está muda.


Escrito por

Teresa Tovar

Socióloga por titulación y escribiente por fatal afición, creo que combinar indignación, risa y algo de esperanza es una buena receta


Publicado en