vade retro, congresista

¿Qué está haciendo Bolsonaro en la educación?

Post de artículo en Diario Uno 11/02/19

Publicado: 2019-02-11


El Ministerio de Educación del Perú ha anunciado que el currículo, incluyendo el enfoque de igualdad de género, se implementará de todos modos el 2020. Luego de la batalla por la paridad de género en la justicia, se viene la de la igualdad de género en la educación, que tiene al frente a sectores conservadores y proevangélicos que interpusieron una demanda judicial sobre el punto (pendiente de solución). 

Hay que mirar otros países. Brasil muestra un escenario de espanto. Allí se está implantando la “Escuela sin partido” y Bolsonaro ha nombrado 2 ministros clave afines al movimiento evangélico conservador “profamilia”: Ricardo Vélez en Educación (profesor del Ejército brasileño y simpatizante de Trump) y Damares Alves en Mujer y Familia (abogada y activista Pro Vida, que solo puede exhibir “títulos bíblicos”).

La “Escuela sin partido” plantea una educación “sin adoctrinamiento ni sexualización precoz” que, según NNUU, es un fraseo ambiguo que permite censurar cualquier práctica educativa. Se presenta falsamente como “neutral” ya que coincide con un discurso furibundo hacia los sectores progresistas. El ministro de Educación ha llamado a terminar con los “escombros marxistas” y la influencia de Gramsci en las escuelas mientras que Bolsonaro condenó la propuesta del educador brasileño Paulo Freire prestigioso referente de la educación en Brasil y en el mundo entero.

Se ha anunciado la próxima destitución de 300 funcionarios que defienden ideas “comunistas”. Bolsonaro ha llamado a los alumnos para que filmen y denuncien a sus profesores por “adoctrinamiento izquierdista” y “sexualización” en las aulas y el ministro Vélez propone “Consejos de Ética” que velen por la recta educación moral de los estudiantes. Se está impulsándolas escuelas militares administradas por oficiales de las Fuerzas Armadas porque, según Bolsonaro, imponen jerarquía y autoridad a los alumnos.

Bolsonaro pide eliminar la palabra “género” por ser contraria al “pensamiento cristiano”. El Ministro Vélez anunció que esto será combatido por llevar a “invenciones nocivas en materia pedagógica… que atacan la conservación de la vida, la familia, la religión, la ciudadanía, en suma, del patriotismo”. Para la ministra Alvez Brasil vive una “nueva era” donde “los niños visten de azul y las niñas de rosa”, lamentando que las mujeres estén “fuera de casa”  y que “ las feministas promuevan una guerra entre hombres y mujeres”. La proscripción del “género” es sinónimo de la vuelta de la mujer a espacios y roles tradicionales. Una reciente disposición exige que los textos escolares supriman las referencias a la violencia contra las mujeres.

Se ha vetado la expresión “orientación sexual”. Bolsonaro declara que “o se nace hombre o se nace mujer” y señala ser “incapaz de amar a un hijo homosexual, prefiero que muera en un accidente”. Bolsonaro ha firmado una MP (Medida Provisoria) que elimina los derechos humanos de la población LGBT. La ministra Alvez afirma que el sexo homosexual es una “aberración” y que los gays y travestis son “enfermos”. El ministro Vélez eliminó la Secretaría de Diversidad para reemplazarla por otra dedicada solo a Alfabetización. Respecto de la educación sexual en la escuela hay una batalla en curso, pues hay diputados que sí la respaldan.

En el Perú tenemos algunos representantes de ideas tipo Bolsonaro. La más reciente fue el fallido intento de la congresista Arimborgo por presentar un proyecto de ley para excluir el enfoque de género de todas las políticas públicas porque “produce cáncer y sida”. Su propia bancada lo desautorizó y retiró. 

Esperemos que con la descomposición del fujimorismo, las ideas tipo Bolsonaro también se diluyan.

Escrito por

Teresa Tovar

Socióloga por titulación y escribiente por fatal afición, creo que combinar indignación, risa y algo de esperanza es una buena receta


Publicado en